¿Cómo prepararse para un maratón?

Existen carreras deportivas de atletismo que consisten en realizar un recorrido a través de cierta cantidad de kilómetros, demostrando resistencia y habilidad física. Para ellas requieres un buen entrenamiento, por lo que en este post descubrirás ¿cómo prepararse para un maratón? sin poner en riesgo tu salud, no te lo pierdas.

¿Qué es un maratón?

Seguramente has escuchado hablar de competencias a pie con recorridos a lo largo de grandes distancias, lo que es precisamente un maratón; el cual desde el año 1921 ha sido fijado por la Asociación Internacional de Federaciones Atléticas, cubriendo una distancia de 42.195 metros.

De forma generalizada, el maratón es una prueba deportiva atlética en la que se deben recorrer a pie aproximadamente entre 42 km y 195 metros; manteniendo en todo momento un ritmo constante; donde el objetivo de cada participante es lograr ser el primero en cruzar el punto de meta, dentro del menor tiempo posible.

Se caracteriza por tratarse de una competencia de resistencia, donde se demuestra la condición física y mental de cada atleta, la cual es acompañada de ciertas reglas y se ponen en juego todas las habilidades y destrezas disponibles, a fin de mantener el ritmo sin desfallecer hasta cumplir con todo el trayecto establecido y alcanzar una buena clasificación final.

Preparación para un maratón

Para correr un maratón, tanto si lo has hecho anteriormente o deseas participar en el por primera vez, además de seleccionar la ropa y zapatos adecuados para brindarte libertad de movimiento, debes prepararte física y mentalmente, lo que es la prueba máxima de cualquier corredor.

Culminar con éxito los 42.195 km que implica un maratón engloba una serie de valores como es disciplina, constancia, esfuerzo y perseverancia; por lo que para enfrentar este reto de ofrecemos algunas claves estratégicas necesarias como parte de tu acondicionamiento previo:

Establecer un plan estratégico para correr

Al diseñarlo, toma en consideración tu capacidad y limitaciones; ya que de esto dependerá tu ritmo de preparación y la meta que superarás en cada etapa de tu entrenamiento.

Es importante que te sometas a un chequeo médico y corre unos 30 minutos sin parar para que valores en este tiempo tu resistencia; adicionalmente es recomendable que entrenes con varios tipos de carreras cortas, medianas y largas, cronometrando a lo largo de ellas el tiempo empleado y tu condición cardiovascular.

Avanza progresivamente

Con cada entrenamiento que realices incrementas tu resistencia, por lo que será preciso que aumentes de forma progresiva el esfuerzo y la cantidad de kilómetros recorridos.

Esta preparación física ha de ser gradual, para que tu cuerpo se acostumbre a su intensidad sin ocasionarte lesiones que puedas lamentar posteriormente. Realiza ejercicios de bajo impacto en algunas etapas de tu acondicionamiento, como es el caso de yoga, levantamiento de pesas o similares.

Tómate un descanso

Es vital que descanses luego de un entrenamiento que implique esfuerzo físico, para que de esta forma tus músculos se reconstituyan y no generes lesiones en tus articulaciones.

Cuando sientas dolor, utiliza compresas de hielo en la parte afectada, de modo que se desinflamen y recuperen rápidamente. No olvides darte masajes con rodillos de espuma y efectuar luego de cada sesión de entrenamiento los estiramientos pertinentes.

Plan alimenticio

La alimentación es importante para aumentar tu rendimiento, consume proteínas, bebe agua para mantenerte hidratado y mantén una dietaalta en carbohidratos para que te proporcione la energía que necesitas para poder correr.

Los corredores suelen sentir mucho apetito a causa de las calorías quemadas durante la realización de este tipo de actividad física, lo recomendable es que acudas a un especialista en nutrición, para que te ayude a diseñar un plan alimenticio acorde con tu condición física actual.

Elige el equipo adecuado

Adquiere ropa y calzado que te brinde confort y comodidad, procurando entrenar con ellos para comprobar que son los adecuados. Evita utilizar zapatos de tacón que puedan agotar tus piernas.